Sábado, Mayo 25, 2019

REPOSITORIO

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

  • STSJ Madrid 822/2015. Desestimación del recurso contra el Convenio entre la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II y el Ayuntamiento de Robledo de Chavela, para la incorporación de éste al futuro modelo de gestión del CYII.
  • STSJ País Vasco 1569/2015. Condena en costas y sanción al INSS por resultar inexplicable que la cuestión no fuera resuelta en la vía administrativa.

 

STSJ Madrid 822/2015, de 4 de noviembre.- El TSJ desestima el recurso contencioso-administrativo presentado por dos concejales contra el Convenio por el que la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II y el Ayuntamiento de Robledo de Chavela, por el que se acuerda la incorporación del Ayuntamiento al nuevo modelo de gestión del Canal.

La Sala recuerda que los servicios de abastecimiento y saneamiento del Agua pueden prestarse por los municipios directa o indirectamente, y no ve tacha de ilegalidad o inconstitucionalidad en el recurso al Canal de Isabel II Gestión, S.A., como sociedad mercantil que constituye un medio propio (STC 103/2015). Y “la capitalización o entrada de capital privado procedente de operadores o ciudadanos mediante la enajenación del 49% del capital como máximo (…) es completamente respetuosa con las previsiones al respecto contenidas en el citado TRLCSP, sin que se advierta, como concluye el Tribunal Constitucional, que la Ley imponga una encomienda directa”. Texto completo.

 

STSJ País Vasco (Sala de lo Social) 1569/2015, de 15 de septiembre.- El TSJ sanciona y condena al INSS a pagar los honorarios del demandante, por haber sido su actuación temeraria, denegando la incapacidad y obligando al solicitante a entablar una demanda y esperar hasta la fecha de la sentencia para ver reconocida su incapacidad.

La Sala de lo Social considera inexplicable que la cuestión no fuera resuelta directamente en la vía administrativa, atendida la claridad de las limitaciones, y que esta falta de resolución previa obligó al actor a acudir a la vía judicial. El INSS incurrió en mala fe con su denegación y ésta ha provocado perjuicios tanto económicos como emocionales. Texto completo.

Comenta esta noticia

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn